Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 julio 2010

La idiotez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás.

Voltaire

Escribía ayer Gonzalo Santonja en ABC un penoso artículo de opinión con el provocador  título “La dignidad de los toros”, que remataba con una gloriosa afirmación que quedará en los anales médicos como síntoma de la enfermedad anteriormente mencionada:

Quienes pretenden prohibir las corridas, y en consecuencia exterminar los toros, animales condenados a la extinción si tales designios cuajasen, atentan contra la pluralidad de España.

Nunca tan pocas palabras encerraban tanta idiotez. Esta frase es el compendio de la estulticia pro-tauromaquia (que no pro-toros como ellos se definen, en otra clara muestra de tergiversación de la realidad) resumida en dos líneas.

Sobre el atentado a la pluralidad de España mejor ni palabra. Ya sabemos cómo se las gastan estos defensores de la libertad y la pluralidad. Perdón, quería decir defensores de SU libertad y SU pluralidad.

Viva España (y su rica cultura milenaria!)

Empecemos por el principio: Quienes pretenden prohibir las corridas, y en consecuencia exterminar los toros… Es decir, aquellos que pretenden la prohibición de torturar y asesinar a un toro en un ruedo, en realidad lo que quieren es exterminar la raza. Y aquellos que matan al toro, lo que pretenden es su salvación. Pues bien, yo (amistosamente) le recomendaría a este individuo y sus coespecíficos que buscasen inmediatamente la atención de un psiquiatra, porque el deterioro en el procesamiento de la información y la asociación lógica, como se aprecia claramente en este caso, son signos de un síndrome de desorganización propio de personas que sufren esquizofrenia. De corazón, háganselo mirar.

A lo que sigue la feliz afirmación: animales condenados a la extinción si tales designios cuajasen… Opinión ésta muy extendida entre los tauromaquiomanos, a saber, la conservación de la raza se debe exclusivamente a su cría para la posterior e inevitable carnicería. Un razonamiento de lo más lógico. De hecho la solución para la conservación del oso pardo no pasa por elaborar sesudos planes de conservación ni establecer aéreas de protección. No señor, eso son ideas de cuatro jipiprogres de grinpis. La única salvación para el oso pardo es que se recuperen las peleas de osos y perros que tanto gustaban en la Inglaterra de principios de milenio. Ya puedo imaginarme esas praderas pirenaicas repletas de manadas de osos, destilando nobleza en sus miradas, bravura en sus garras… ¡que espectáculo tan español!

Plan de recuperación del toro de lidia

Aunque debo decirle a los amigos de los toreros que esta idea no es original y es un simple plagio de aquella que ya tuviera la gran ideóloga sudista Louisa McCord. En su ensayo de 1852 llamado Negro-mania, la señora McCord afirmaba:

Peaceble emancipation would consign the race to the gradual extinction which is already rapidly advancing upon that portion of it located in our North States. (…)The only exceptions to this rule which the world has ever seen are where the beneficent system of serfdom (i. e. slavery) has come to the rescue and protection of the weaker race (…) Enslavement has come to the rescue and protection of the weaker race.

Pues eso, que igual que la esclavitud salió al rescate y protección de la débil raza negra para evitar su extinción provocada por la temible emancipación, la tauromaquia ha salvado a la raza del toro de lidia de su inevitable extinción causada por el abandono de los malvados anti-taurinos. Si es que de tal palo…

Les recomendaría (desde el cariño) que dejaran la Biología de la Conservación y las cuestiones ecológico-evolutivas a un lado y se centren en buscar “razonamientos” erótico-festivo-cañís. El toro de lidia es una raza de la especie Bos taurus creada artificialmente por el hombre, por lo que su posible desaparición, en términos puramente ecológicos sería una simple vuelta a la normalidad (siendo que nada hay normal en la naturaleza), eliminando la falsificación humana, del mismo modo que la desaparición de la raza pitbull no supondría el exterminio de toda la especie Canis lupus familiaris. Que no se me malinterprete, no digo que haya que eliminar a la raza del toro de lidia, simplemente que como raza aparecida hace menos de 400 años de forma artificial, su desaparición carece de trascendencia desde el punto de vista puramente ecológico. En todo caso la conservación de la raza pasa, entre otras cosas, por establecer areas de protección y conservar su hábitat para que puedan vivir en libertad (libertad real, no ésta ficticia en fincas cerradas) y que sea la selección natural la que juzgue si debe o no tener un sitio en este planeta.

Si justificas estas imagenes pide vez en un psiquiatra

Pero, sin duda, a mí lo que me gusta son personajes de la sinceridad de Francis Wolff, filósofo(sic) y profesor en la Universidad de la Sorbona (cualidad esta que te acredita como poseedor de la verdad absoluta). El señor filósofo (de philosophia, amor por la sabiduría(!)) afirma que “Tenemos derecho a matarlo porque solo vive para eso”. Y te lo dice así, sin medias tintas, sin tonterías, sin romanticismos apolillados. Si es que ya lo dijo dios: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra (Génesis 1:28). Tuyo el poder, tuya la gloria señor Wolff. Este individuo tiene el DERECHO de matarlo. Yo he decidido que tengo el derecho de matar al señor Wolff porque solo ha nacido para eso. ¡Ah, no! ¡Que eso no es un derecho! Eso es cosa de salvajes asesinos. Las personas no se matan, los toros sí, porque solo han nacido para eso como así está escrito en el génesis, las estrellas y los posos de café. No hay nada como otorgarse derechos basados en la nada, del mismo modo que un enano se creyó con derecho a eliminar a todos aquellos que no eran arios y otros, que se disfrazan y anidan en Roma, de hacer lo propio con todos aquellos que no se arrodillaban ante una cruz.

Y no quedan ahí las joyas del ideólogo de la Sorbona. El susodicho también opina sobre la “particular reacción del toro al dolor, que hace que combata al picador una y otra vez, porque un toro se excita con la lucha…”. Nuestro entrañable Francis cree que el toro se excita con la lucha y que le pone que le agujereen el lomo con una lanza mayor que el cerebro del picador. Pues yo me lo imagino a él en medio de la plaza con un amistoso rottweiler masticando sus genitales, ¿acaso no combatirías una y otra vez al chucho? ¿Será que te excitaría la lucha? Supongo que sí, porque tú y tus compinches tenéis una mente enferma, si no explícame como se entiende que una persona en su sano juicio pueda admitir un espectáculo donde la sangre, la tortura y la muerte son el plato principal.

Hoy, todos estos y otros tauromaníacos están aullando por las esquinas porque les han robado un trocito de su tauromaníaco corazón con la prohibición de las corridas de toros en la bárbara Cataluña. Y yo que me alegro, por los toros y por ver como les sangra la úlcera. Hoy es un gran día porque es el primer paso y para hacer un camino solo hay que empezar a andar.

Read Full Post »

DIA 7

Dejamos La Fortuna rumbo a Santa Elena, la ciudad base para visitar otro de los destinos míticos de Costa Rica: Monteverde.

Por primera vez nos vemos forzados a abandonar nuestro querido transporte público, ya que esta vez es realmente una locura. Los autobuses no pueden atravesar la zona montañosa que separa ambas ciudades, sino que rodea la Lagua de Arenal por el norte hasta llegar a Tilarán, donde habría que subirse a un segundo bus hacia Santa Elena, en un viaje que puede durar casi un día entero entre una cosa y otra. Así que optamos por la solución pa los guiris. En cualquier agencia puedes comprar los billetes para lo que se conoce como jeep-boat-jeep, que como su propio nombre indica, consiste en un pequeño trayecto en furgoneta hasta un pantalán en la Laguna Arenal, seguido de una horita de barco hasta la orilla opuesta, donde otra furgoneta te recoge hasta dejarte en la puerta de tu hotel (sí, es servicio directo a donde tú quieras).

La verdad es que merece mucho la pena esta alternativa por dos motivos. En primer lugar se puede considerar que el mismo viaje es una excursión. Primero un recorrido relajante por la Laguna, que tiene unas vistas espectaculares con el volcán de fondo y luego un sube y baja de un par de horas por la zona montañosa de Monteverde realmente increíble, con sus pueblecitos, ríos transparentes, cafetales y montañas por todas partes. Y en segundo lugar, porque el 2×1 transporte-excursión sale por unos $50 (repito, para los que se hayan enganchado aquí a la miniserie, que los precios son siempre para 2 personas) y en 4 horas llegaste a Santa Elena.

Con el Arenal de fondo

Santa Elena

El pueblo de Santa Elena es una simple aglomeración de hoteles, restaurantes, tiendas y demás familia al servicio de los visitantes de Monteverde. Es realmente pequeño, aunque no falta oferta de nada. Lo primero que notas es que el clima ha cambiado completamente respecto a La Fortuna. Haciendo honor al nombre completo de Monteverde, que es Reserva Bosque Nuboso Monteverde, nos recibió una niebla importante, que acabó en lluvia fina persistente durante el resto del día. Visto el panorama, decidimos pasar el rato metidos en el Ranario y realmente fue una buena elección. La entrada son $10 (p. persona) y da derecho a una primera visita con guía y una segunda vuelta a tu aire (si vas de día a la primera puedes hacer la segunda de noche, que los animales están más activos). La colección tiene las especies más atractivas del país como la mítica rana verde de ojos rojos (Agalychnis callidryas) que ya habíamos podido disfrutar en libertad; la rana dardo azul (Dendrobates pumilio), también conocida como blue jeans por su coloración y famosa por dos motivos: son las ranas de las que se obtiene un potente veneno que los indígenas usaban en las puntas de sus flechas y tienen un curiosísimo comportamiento de cuidado de su prole, ya que cuando los huevos eclosionan los adultos transportan a los renacuajos de uno en uno sobre su espalda hasta algún charco próximo;  la rana verde y negra (Dendrobates auratus), también venenosa y con uno de los patrones de coloración más espectaculares; las ranas cristal (Hyalinobatrachium sp.), una especie de locura evolutiva, ya que estas pequeñas ranas presentan un abdomen transparente que permite ver nítidamente sus órganos (y mas por su gusto de pegarse al cristal del terrario). Resumiendo, si estás en Santa Elena sin nada que hacer, no te pierdas el ranario.

Agalychnis callidryas, el icono

Dendrobates pumilio, la fashion victim

Hyalinobatrachium, la de cristal

Así como de regalo extra, conocimos a unos viajeros de los de verdad: el trío familiar formado por Joaquín, Romina y Máximo. Su aventura consiste en, ni más ni menos, un viaje por carretera desde Nueva York hasta Buenos Aires a lo largo de un año. Los detalles de la gran migración se pueden seguir en su blog NYtoBA. ¡Buen viaje!

DÍA 8

Día de excursión. La oferta tiende a infinito, especialmente para aquellos que busquen actividades de aventura, que no era nuestro caso. Nosotros estábamos allí con un único fin, una misión: ver el ave sagrada, la serpiente emplumada, el mítico quetzal. Solo había un pequeño problema y es que llegábamos justo al final de la época de reproducción, cuando empiezan a ser más escasos, aunque nuestra fe en Quetzalcoatl era inquebrantable.

Elegimos hacer el tour con Selvatura, una empresa que tiene una extensión gigantesca  de selva próxima a los límites de la Reserva. La entrada y el guía son $90 (repito para despistados, los precios siempre para 2 personas), aunque se puede hacer la visita sin guía (nada recomendable si quieres enterarte de algo). Además de la observación de flora y fauna, en el trayecto puedes cruzar varios puentes colgantes que van por el techo de la selva y que te permiten una visión de la selva única.

El techo del bosque nuboso

Recomendación: la empresa que oferta la excursión os ofrecerá recogeros en el hotel a partir de las 8 de la mañana, pero insistidle para empezar más temprano, que el parque ya está abierto y los guías disponibles. Cuanto más tarde menos probabilidad de ver fauna.


Nuestra excursión empezó sobre las 8:30, el sol empezaba a apretar y los animales, con el estómago lleno, estaban de retirada para echarse una siesta. Aun con todo, no estuvo nada, pero que nada mal la visita: colibríes, yigüirros (ave nacional de Costa Rica), pájaros campana (uno de los símbolos de Monteverde), monos aulladores, coatíes… Y cerca del final, mientras observábamos desde uno de los puentes colgantes a un grupo de aulladores alimentándose, apareció ella, una hembra de quetzal majestuosamente posada en una rama en un claro de la selva. La disfrutamos escasamente un minuto, porque uno de los monos se acercó tanto que la asustó, pero el objetivo estaba cumplido. Habíamos visto al quetzal. (Por desgracia no hay foto del glorioso momento porque me quede tan embobado mirándolo que no conseguía disparar).

Campylopterus hemileucurus, el colibrí ala de sable violáceo

Mono aullador desayunando

Con la misma entrada puedes hacer la ruta tantas veces como quieras, pero ya sin la compañía del guía, aunque nosotros decidimos abandonar porque el calor y el cansancio empezaban a hacer mella. En lugar de echarnos a la selva optamos por una relajante visita al jardín de colibríes, un pequeño espacio abierto donde se reúnen por decenas atraídos por el néctar de los comederos. Es toda una experiencia poder observar a escasos centímetros a estos bichejos: su vuelo frenético, el ruido del aleteo como si fuesen insectos gigantes, sus colores metalizados, sus plumas que recuerdan a escamas de reptiles… Todo un espectáculo memorable.

Una joya emplumada

Un universo de colores

Conclusiones sobre Monteverde

Si lo tuyo es la ornitología o simplemente buscas al quetzal, no puedes perdértelo. Si lo que buscas es un ecosistema de montaña diferente al resto del país quizá podrías probar con otros parques, con menos fama, pero también menos aglomeración. Además, llegar y salir de Monteverde requiere bastante tiempo por lo difícil del acceso. Así que decidir si ir a Monteverde o a otra zona de montaña sería cuestión de valorar el tiempo que uno tiene y los objetivos de la visita.

Por otro lado está el tema de Selvatura. Lo parte negativa es que en la misma zona donde tú estás intentando buscar aves, tienen montado el chiringuito de las tirolinas y demás, así que ya puedes imaginarte el ruido del invento y de los guiris gritando a lo tarzán. Además algunos senderos son compartidos por los amigos del turismo aventura-ruido, que son poco o nada respetuosos con los amigos del turismo naturaleza-silencio. Quizá sea una buena idea que busques tu excursión en una zona protegida sin aventureros…

Read Full Post »

Somos Campeones del Mundo. Repítelo. Somos Campeones del Mundo. Créetelo. Somos Campeones del Mundo. Ahora me vienen a la cabeza las conversaciones con los amigos: ¿Os imagináis si un día ganamos el Mundial? Parecía ciencia ficción… ¿Qué se sentirá viendo a tu selección levantar esa copa? Ahora ya sabemos lo que se siente.

La final contra Holanda fue como una recopilación de la historia de la selección. Vimos a Cardeñosa y a Salinas en el cuerpo de Villa fallando un gol a dos metros de la línea y a De Jong poseído por el espíritu de Tassotti dejando sus tacos en el pecho de Xabi Alonso. Nosotros fallábamos goles y el árbitro no repartía justicia. El partido fue a la prórroga y se avecinaba la tragedia de nuevo. Pero cerca del final el dios del fútbol, en un ataque repentino de justicia poética, hizo que el balón llegara a Iniesta. Solo podía ser él. Andresito Iniesta. El control no es bueno y la bola tarda una eternidad en caer de nuevo a sus pies. Cada segundo dura una hora. Luego un derechazo. Lo rematamos todos con él. Gol. Somos campeones del mundo. Esa es la jugada de todos los tiempos. Me imagino a Víctor Hugo MoralesAlbino cósmico, de que planeta viniste para dejar por el camino a tanto holandés… Gracias dios, por el futbol, por Iniesta, por estas lágrimas… por este España 1, Holanda 0… Después pasan unos minutos borrosos y el árbitro pita el final. Parece que nada está pasando en realidad. Los jugadores suben a recibir la copa… aunque todo parece un montaje. Allí deberían estar camisetas amarelas, azzurri o albicelestes, o al menos eso es lo que yo siempre había visto. Pero el 11 de julio  había camisetas rojas y un chaval vestido como Arconada y fue él quien levantó la gran copa dorada. Somos campeones del mundo.

(más…)

Read Full Post »

Dia 4

Cambio de planes. Decidimos irnos de Tortuguero un día antes de lo previsto y salir hacia La Fortuna, el campo base del volcán Arenal. A las 6 de la mañana nos recoge el bote que nos lleva de nuevo a La Pavona y de allí, en el mismo bus de la ida, salido de una novela de García Márquez, deshacemos el camino hacia Cariari. Esta vez no tocan chicharrones y la parada para el refrigerio es en una granja donde el amable conductor nos canta una lista de lácteos y la cotización del día. Momento impagable.

En Cariari comienza la larga travesía del desierto. Primera escala, Guápiles. Tiempo para desayunar y salimos hacia Puerto Viejo de Sarapiquí. Necesitamos una hora para hacer algo menos de 50 km. Aquí los buses son realmente un servicio público y paran cada poco, como si fuesen buses urbanos. El calor en Puerto Viejo es insoportable, pero toca esperar hora y pico al siguiente bus, que nos llevará a San Carlos. Por el camino aparece un contratiempo: las carreteras son tan estrechas que delante de nosotros se produce un pequeño accidente de dos camiones que bloquean totalmente el tráfico. Unos 40 minutos después arrancamos otra vez.

Al milímetro

A medida que nos acercamos a San Carlos el paisaje se hace cada vez más montañoso y el tiempo empieza a refrescar, cosa que se agradece… Tercera escala, San Carlos. Desde aquí un nuevo autobús nos llevará por fin a La Fortuna. Solamente hemos necesitado 10 horas para completar unos 200 km, aunque la parte positiva es que solo gastamos $40 y nos dimos una buena excursión por la zona centro del país. Aunque parezca increíble, esta es la opción más rápida para llegar de Tortuguero a La Fortuna usando el transporte público.

Recomendación: Siempre que cojas autobuses intenta subirte lo antes posible, porque el overbooking está a la orden del día. Verás que se forman colas enormes mucho antes de aparecer los buses en la terminal, así que nada de despistarse.

El volcán Arenal y el indio dormido

Llegamos a La Fortuna ya anocheciendo, aunque con luz suficiente para que el impresionante volcán Arenal nos dé la bienvenida. Antes de retirarse hasta el día siguiente, una cena típica tica en el que se convertiría en nuestro cuartel general alimenticio durante nuestra breve estancia en La Fortuna: la soda La Parada. Después de un espectacular casado la vida se ve de otra manera…

(más…)

Read Full Post »