Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23 enero 2011

Imagínate un bebe de tres semanas recorriendo solo una distancia de casi 500 kilómetros. No hablo de bebés humanos obviamente, sino de crías de foca gris (Halichoerus grypus), pero ese pequeño detalle no les quita mérito. A finales del mes pasado, tres crías que crecían felices en su playa de las islas Farne en Gran Bretaña fueron arrastradas por una tormenta hasta las arenas del norte de Holanda. Lo sorprendente es que consiguieran realizar semejante viaje cuando todavía eran animales dependientes de sus madres. Para su suerte y la de su especie, en Holanda está el mejor centro de recuperación de focas de toda Europa, el SRRC de Pieterburen, en donde permanecerán hasta que tengan el peso y la edad suficiente para ser liberadas.

 

Mini foca gris... a que te la llevarías a casa?

Aunque yo no tengo aletas y malamente consigo bucear, también puedo presumir de haber pasado un par de meses en este centro, así que aprovechando la coyuntura os voy a contar algo más sobre él. Pero antes, una historia sobre focas viajeras más impresionante que el de las focas grises y que viví en primera persona durante mi estancia en el SRRC.

Hasta donde los pies me lleven

No es por menospreciar a las tres pequeñas focas grises inglesas, pero su viaje es calderilla comparado con la travesía de un visitante muy particular que tuvimos en el SRRC. Mirad su carita:

 

Cansada del viaje

Esta es la cría de una foca capuchina (Cystophora crystata). Viendo a este pequeñín es difícil imaginar el aspecto que tendrán de mayores, que así:

 

Hasta las Narices (Foto: Fred Bruemmer)

Lo de foca capuchina viene por el engrosamiento de la cavidad nasal que presentan los machos, que pueden hinchar a voluntad, saliendo por la ventana nasal una membrana de color rojo del tamaño de una pelota pequeña.

Esta especia se encuentra únicamente en el Atlántico Norte, localizándose sus áreas de reproducción en Terranova y el golfo de St. Lawrence al este y la isla de Jan Mayen al oeste. Esta es una minúscula isla que se encuentra a más de 500 kilómetros al norte de Islandia (exactamente aquí). Lo más asombroso de estas focas es que tienen el período de lactancia más corto de todos los mamíferos, ya que las crías se alimentan únicamente durante 4 días de la ultra-nutritiva leche materna. Teniendo en cuenta que el jovenzuelo de la foto apareció por tierras holandesas a finales del mes de septiembre y que el pico de reproducción de la foca capuchina es alrededor de mediados de abril y que, como decíamos, una vez nacido no pierde mucho tiempo con la familia, los números son para echarse a temblar. Con algo más de 5 meses habría recorrido una distancia que en línea recta supera los 2200 km y que por etapas vete a saber, quizá más del doble. Por lo visto en mi querida guía de mamíferos marinos, este comportamiento aventurero es relativamente común y se han encontrado ejemplares jóvenes en sitios tan alejados del frío norte como Portugal, San Diego o el Caribe. Ya se sabe, cosas de la edad…

 

SRRC Pieterburen, el paraíso foqueril

SRRC son las siglas del Seal Rehabilitation & Research Centre, también conocido como Zeehondencrèche (zeehond es foca en holandés, que literalmente se traduciría como zee= mar y hond=perro, una definición muy acertada sin duda). El centro está en un pequeñísimo pueblo  de menos de 400 habitantes en la provincia de Groningen llamado Pieterburen (aquí lo tienes). Lo que a día de hoy es un centro relativamente grande que acoge a casi 200 focas, empezó siendo a comienzo de los 70 un par de barreños en el patio trasero de la fundadora del proyecto, Lenie ´t Hart. Buscando ayudas aquí y allá, con donaciones y trabajo de voluntarios el Zeehondencrèche ha llegado a convertirse en el principal centro de rehabilitación de focas de Europa. Sus inquilinos habituales son focas comunes y grises, generalmente crías huerfanas, desnutridas y heridas.

 

Las piscinas con el edificio principal al fondo

 

Las piscinas exteriores

El zeehondendrèche por dentro

Si quieres puedes informarte de cómo trabajar de voluntario aquí. Durante los meses de primavera y verano el centro se llena de focas comunes (Phoca vitulina) y es cuando se acumulan las solicitudes de voluntarios. Sin embargo escasean en invierno, cuando es el turno de las focas grises. Por desgracia estas focas son enormes y más difíciles de manejar, por lo que si hay falta de voluntarios se nota más que con las pequeñas focas comunes. Así que si quieres poner más bonito tu currículum, ayudar a las focas huérfanas o, sencillamente, conocer gente nueva entre cigarros de la risa holandeses, esta es tu oportunidad.

 

Ese tío me suena... ¡Cáspitas, pero si soy yo!

El trabajo de los voluntarios es de lo más entretenido y el centro te proporciona el alojamiento y la comida, por lo que tus gastos son mínimos (viaje y gastos propios, que en un pueblo de 400 habitantes con 3 bares no son gran cosa). Un día normal empieza a las 7 de la mañana y consiste básicamente en alimentar y medicar a las focas y limpiar sus piscinas antes del primer desayuno. Después un par de horitas de trabajos diversos, bien con focas, bien con el mantenimiento del centro (o sea, doblando ropa o llenando el congelador de pescado para los foquitas). Después del segundo desayuno, otro par de horas de actividad y a las 4 de la tarde jornada finiquitada. La cena la preparan también los voluntarios y a las 6 esta gente ya está dando cuenta de ella (tienen la extraña costumbre de irse a dormir antes de la 9 de la noche!!). Como ves el trabajo es de lo más sencillo y te permite contacto directo con los animales todo el tiempo. Cada semana tienes un par de días libres, que puedes aprovechar en la bonita ciudad de Groningen (como bien os imagináis los medios de transporte, como el resto de cosas del país, son de lo más eficiente).

 

Una foquita recién llegada... mirad las úlceras en las aletas traseras y la grave desnutrición

Las focas son animales divertidísimos, así que cada día es una aventura nueva. Aunque parezcan tranquilos son bastante agresivas y cada vez que invades su metrito cuadrado intentan morderte y por tu bien, mejor que no lo consigan, porque sus dientes son afiladísimos.

Lo mejor de toda la estancia es el día que vas a liberar focas. Ese día participan también las personas que tienen apadrinada a la foca liberada, que serán las que abran sus cajas en la playa. Personalmente, creo que pocos días en mi vida tuve mayor sensación de satisfacción que cuando vi a aquellas focas correr libres, tranquilas y felices hacía el resto de sus vidas.

 

Rumbo a la libertad...

 

... ya falta poco...

Libertad, libertad, sin ira libertad...

Y de despedida, una batería de fotos del día a día en el Zeehondencrèche, que las disfrutéis.

 

Las focas también bostezan

Momento zen

De peluche...

Relax

Read Full Post »

La tasa natural histórica de colonización exitosa de especies en las Galápagos es extremadamente baja. Aunque no hay cifras disponibles para la fauna, se ha estimado la tasa para las plantas vasculares en 1 especie cada 10.000 años.  Desde el primer contacto humano en las Galápagos, se han introducido casi 500 nuevas especies de plantas, una cantidad desproporcionada de las cuales, ha llegado en los últimos 30 años, dando como resultado una proporción de introducción de alrededor de 8 especies por año.

Este enorme incremento se debe al alto número de especies extrañas que se han introducido a las Galápagos deliberadamente o accidentalmente, como plantas agrícolas, hortícolas u ornamentales, o en embarques de alimentos y bienes importados.  Hay actualmente más de 785 especies introducidas documentadas en las Galápagos, de las cuales 500 son plantas, 25 son vertebrados y los restantes, invertebrados.

Malos tiempos para la lírica...

Así de dramático se presenta el futuro para el icono del darwinismo. Pese a que el archipiélago todavía conserva un 95% de sus especies originales, el futuro no es nada prometedor, debido a la creciente presión humana. Y no lo digo yo, lo dice la web del Fondo para el Control de las Especies Invasoras de Galápagos. Este grupo se constituyó allá por el año 2007 para dar cera a todo bicho viviente sin pasaporte galapagueño y vaya si reparten. En el 2008 habían sacado de la circulación unas 180.000 cabras de las islas Santiago e Isabela (junto con Santa Cruz, las principales islas del archipiélago). Aunque parezcan inofensivas,  son unas voraces devoradoras de hojas, lo que evidentemente es un problema para la fauna local (en este tipo de ecosistemas suelen escasear o incluso faltar completamente los grandes carnívoros y muchas especies carnívoras en tierra firme se pasan al vegetarianismo, como las famosas iguanas comedoras de algas). La caza y captura de las cabras ha tenido sus frutos y a día de hoy parece que han sido finalmente erradicadas de todas las islas del archipiélago.

Desratizadores ACME

Ahora la batalla se centra en los ratas y ratones, el principal enemigo de los huevos de tortugas y aves locales. A base de lanzarles cebos envenenados, supuestamente inofensivos para otras especies, y por el módico precio de 1 millón de dólares, la isla Rábida tiene ahora el cartel de “mice-free island”.  La única pega es que ésta es una isla minúscula en medio del triángulo que forman las tres islas grandes que antes os comentaba, y claro, si es necesaria semejante inversión para un islote, la erradicación total en el archipiélago parece ahora mismo una quimera.

Como veis, no hay ni una esquina en el planeta a salvo de nuestra desastrosa presencia. Por nuestro bien, esperemos que, al menos por una vez, el cuento tenga un final feliz.

Read Full Post »

Marruecos es algo así como una gran factoría de producción de fósiles. Y no es ninguna metáfora. Literalmente se fabrican cantidades ingentes de fósiles que inundan las calles de cualquier de ciudad, se venden en puestos ambulantes en las carreteras e incluso tienen su cuota de mercado a través de internet. De hecho el título de esta entrada lo cogí prestado de un ensayo de Stephen J. Gould (que a su vez da título al libro que encabeza), en el que, entre otras cosas, nos habla de las falsificaciones made in Morocco. En concreto se centra en una especie de escorpión fósil, que como yo mismo pude comprobar no falta en la exposición de ningún chiringuito de minéraux et fossiles que se precie. El asunto es que la falsificación es tan asombrosamente burda que parece increíble que algún incauto pueda picar. Os lo muestro aquí abajo y decidís vosotros mismos. La foto está robada de la página de Flickr del usuario katieandtommy y en ella podemos ver la simpática falsificación al lado de un dibujo que aparece en el libro de Gould. Por desgracia yo no tengo mis propias fotos del escorpión porque hacer fotografías en Marruecos es una tarea imposible sin dinero por medio y no tenía ganas de pagar por una simple fotografía. (De hecho cualquier cosa que te propongas es imposible si no pagas, hasta preguntar una dirección. La sensación de que te miren como una cartera andante es agobiante, muy agobiante, y acabas por dejar de hacer ciertas cosas de las que te acabas arrepintiendo en el futuro).

 

 

(Foto: katieandtommy en Flickr)

Es curioso como estas falsificaciones proliferan de un modo directamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa del Atlas. En las carreteras de las montañas apenas se podían encontrar, en Marrakech ya eran habituales y en Essaouira pasaban a ser la especie dominante.

Pero las falsificaciones no son todas de una calidad tan infantiloide, sino que existen verdaderos artesanos que fabrican copias indistinguibles para los ojos de cualquier no iniciado en el tema. Es tal la perfección a la que han llegado que en internet existen hasta tutoriales de identificación de fósiles marroquíes falsos. Por desgracia, yo, que soy un completo ignorante del tema, todavía no he podido saber si el trilobites que me traje de Rissani salió del océano o del taller de algún manitas.

 

Fósiles de alta montaña

Lo que está claro es que se fabrican falsificaciones es porque la demanda es muy alta. Y si la demanda es alta es porque existe producto real de calidad. La cantidad de fósiles auténticos que se extraen del Atlas y Antiatlas es realmente espectacular. Y para colmo se pueden encontrar grupos de diferentes épocas, desde trilobites del Devónico, braquiópodos jurásicos o ammonoideos cretácicos. Por haber, hay hasta pterosaurios y fauna ordovícica de cuerpo blando.

Por suerte, el último día y en la última parada del viaje por el Atlas, tuve la suerte de encontrar el fósil más espectacular de todos. Mientras estiraba las piernas al lado de una tienda de carretera… lo ví allí, en el escaparate… llamándome… “cómprame, cómprame….”

 

Ese oscuro cefalópodo del deseo...

Supe que no era una falsificación desde el momento que le pregunté el precio al dependiente y sencillamente me respondió: “es caro, no puedes comprarlo”. ¿Un marroquí, que vendería hasta su alma, no me daba ni precio? Segundo intento y respuesta negativa. Le insistí para que me dijera el precio, solo por curiosidad. Mientras sonreía me lo espetó: 500€. Al menos no me quiso cobrar por las fotos. Por si alguien no conoce al sujeto de la fotografía, os lo presento. Eso es un Heteroceras, un ammonoideo del Cretácico inferior, que se caracteriza por su concha asimétrica a medio enrollar (como si fuese una especie de Ammonites en proceso de plegamiento).

 

Al final el que se ha enrollado he sido yo, porque lo que en realidad quería contaros con esta entrada es otra cosa. De fósiles de Marruecos, sí, pero otra cosa. Así que voy al grano. En la zona de Rissani y Erfoud la extracción de fósiles es enorme, por lo que se ha establecido una cierta “industria” en torno a los animales petrificados. Las cantidades que se obtienen de algunos grupos como ammonoideos, trilobites o crinoideos son impresionantes. Aquí va una muestra.

 

Crinoideos al sol

 

Una montaña de Ammonites

Orthoceras, los chipirones del pasado

Pero el grupo más abundante de todos son los Orthoceras, unos cefalópodos que habitaban los mares del Ordovícico y que seguro no esperaban un final así. En Erfoud son típicos los talleres de artesanos que trabajan las enormes losas donde fosilizaron los pobres orthoceras. Pero es tal su abundancia, que en lugar de ser preparados para su venta como piezas de coleccionista, pasan por un proceso de embellecimiento para ser convertidos en diferentes piezas que acabaran en la casa de algún hortera.

El taller del mal

 

Ahí lavaré yo los platos

Y como colofón, el desastre total, la humillación fosilífera, el acabose paleontológico. Millones de años bajo tierra no merecían este final. Morocco is different.

 

(No comment)

Read Full Post »

Despues de un breve receso blogueril causado por un intenso mes de diciembre, La Vida Maravillosa retoma su actividad habitual. Y la mejor forma de hacerlo es recuperar el espíritu de servicio a la comunidad que hizo famoso a este blog allende los mares.

Hace unos días se publicaba en la lista de correo de MARMAM un mensaje con el aterrador título de “Unusually detailed fraud targets scientist” y que reproduzco íntegramente a continuación:

 

Dear MARMAM subscribers,

I recently received a solicitation to submit an abstract for an environmental science conference in London with the offer of their covering my expenses and an honorarium. While I had not previously heard of the conference and there was no brochure, the wording and articulation read as a legitimate event.

A couple of weeks later my abstract was accepted and I was instructed to contact their bank to transfer the funds into my account to get the ball rolling. The wording of this second missive had some subtle irregularities and the bank contact address seemed suspicious, so I contacted the bank directly and found the operation to be fraudulent.

Please be advised that this scam may be making the rounds in our community.

Michael Stocker


Los años dorados del negocio


Traduzco. El firmante del mensaje recibió una solicitud para enviar el resumen de un trabajo para una conferencia sobre ciencias ambientales en Londres, en la que se le ofrecia además la cobertura de los gastos. El Sr. Stocker comenta que, aunque no le sonaba el nombre de la conferencia ni se adjuntaba un tríptico, la información se presentaba bien articulada, como en las solicitudes de cualquier evento verídico. Por tanto envío el resumen, que fue aceptado un par de semanas mas tarde. Con la aceptación se pedía el número de cuenta para realizar la transferencia de los honorarios y los gastos. Pero esta segunda carta parecía peor redactada y presentaba algunos puntos sospechosos, por lo que decidió llamar al banco y descubrió que todo era un fraude.

Ahí queda el aviso para todos aquellos afortunados que os dedicais a la investigación, trabajando 14 horas diarias por bastante menos del sueldo medio para optar a ser la tercera firma del resumen. Ojito con los congresos con gastos pagados que los carga el diablo.

Read Full Post »