Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Medio Ambiente’ Category

La viñeta de hoy de las aventuras ecológicas de Hipo, Popo, Pota y Tamo que sale en El País tiene su miga (por cierto, leída a través del grupo de facebook “¿Eres Biólogo? Anda como Ana Obregón! NO COMO TU PUTA MADRE”):

 

El País 03/02/2011

 

Por si no estabais enterados, Ana Botella, la ínclita esposa del estadista total, ejerciendo su cargo de Delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, espetó en una entrevista a la revista Cámara Madrid la genial frase que quedará en los anales de la Historia: “El Planeta está al servicio del hombre, no el hombre al servicio del Planeta”. Grande Ana. Esa es la actitud que se espera de la persona que debe salvaguardar el medio ambiente. Ya dijo Bilardo:¡Pisalo, pisalo….! Al medio ambiente pisalo… (pronúnciese con acento en la “a” y acento argentino).

 

De la frase extraigo dos conclusiones. La primera, que ya he contado en alguna otra entrada por ahí atrás, es que la educación nacional-católica es perjudicial para el sentido común. Os repito uno de mis pasajes favoritos del Génesis a ver si os lo aprendéis: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra (Génesis 1:28). Un señor escribe esto hace unos cuantos siglos y así pasa lo que pasa. Que la gente se cree en posesión de una especie de justificación pseudo-divina para disponer libremente de lo que le rodea. De ideólogo católico a ideólogo capitalista hay un solo paso. Y no veas cuantos lo han dado.

 

Entrega de las escrituras de la propiedad

La segunda conclusión es más aterradora. Veamos, esta individua y los de su calaña no nacen sentados en su trono, vienen de algún lugar. Y ese lugar es nuestra propia sociedad. No podemos decir que los políticos son todos escoria sin hacer autocrítica. Esa escoria política es un reflejo exacto de la sociedad. Si esa señora, por llamarle de algún modo, ostenta un cargo representativo, es porque tiene a quien representar. Para poner ejemplo concreto de lo que quiero decir os voy a pegar alguno de los comentarios que aparecen en una noticia medioambiental escogida al azar, que habla sobre el enorme número de atropellos de linces en una carretera en Doñana. Para contextualizar el asunto, recordemos que el lince ibérico es una de las especies más amenazadas del planeta, exclusivo de nuestro país y, según aparece en la noticia, en los últimos 10 años han muerto atropellados 26 linces en el entorno de Doñana (la población no supera los 143 individuos, según los datos de la IUCN de 2008). Pues ante semejante atrocidad la gente opina esto (negritas mías):

INDIGNADA ALMONTEÑA

Me siento indignadisima con estas noticias, ya que en doñana hay más especies protegidas y no solo el lince, y que casualidad que siempre es el lince atropellado en las carreteras…Mas bien no será que no realizan bien sus trabajos los biologos y por ello ocurren dichos “accidentes”… En esta zona hay muchos intereses…

 

puF

Que no se salgan de su territorioo que pongan vallas… Ademas a mi que mas me da que se extingan los linces. Me van a dar de comer? Hacen algo por mi?? NO.

Sobran los comentarios, ¿no? Supongo que os habrá sabido a poco, así que os dejé para el final un comentario que seguro que echabais de menos si hablamos de proteger linces:

 

Felix Rodri

Me parece alucinante todo esto. Y la vida de un ser no nacido, no la defendeis. Defenderla igual que al toro o que al lince. El lince esta claro que es un animal no muy listo.

Cuando os manifesteis contra la ley del aborto igual que con la muerte de los gatitos estos, pues se podra hablar.

Adorables. Unos idiotas adorables. Pues así es la vida queridos lectores. La proporción de inútiles en política es la que es sencillamente por cuestiones estadísticas. Si en la bolsa tienes 18 bolas rojas y 2 blancas, ¿cuál es la probabilidad de sacar una bola blanca? Solución: la misma que de votar a un político inteligente (sic).

Read Full Post »

Imagínate un bebe de tres semanas recorriendo solo una distancia de casi 500 kilómetros. No hablo de bebés humanos obviamente, sino de crías de foca gris (Halichoerus grypus), pero ese pequeño detalle no les quita mérito. A finales del mes pasado, tres crías que crecían felices en su playa de las islas Farne en Gran Bretaña fueron arrastradas por una tormenta hasta las arenas del norte de Holanda. Lo sorprendente es que consiguieran realizar semejante viaje cuando todavía eran animales dependientes de sus madres. Para su suerte y la de su especie, en Holanda está el mejor centro de recuperación de focas de toda Europa, el SRRC de Pieterburen, en donde permanecerán hasta que tengan el peso y la edad suficiente para ser liberadas.

 

Mini foca gris... a que te la llevarías a casa?

Aunque yo no tengo aletas y malamente consigo bucear, también puedo presumir de haber pasado un par de meses en este centro, así que aprovechando la coyuntura os voy a contar algo más sobre él. Pero antes, una historia sobre focas viajeras más impresionante que el de las focas grises y que viví en primera persona durante mi estancia en el SRRC.

Hasta donde los pies me lleven

No es por menospreciar a las tres pequeñas focas grises inglesas, pero su viaje es calderilla comparado con la travesía de un visitante muy particular que tuvimos en el SRRC. Mirad su carita:

 

Cansada del viaje

Esta es la cría de una foca capuchina (Cystophora crystata). Viendo a este pequeñín es difícil imaginar el aspecto que tendrán de mayores, que así:

 

Hasta las Narices (Foto: Fred Bruemmer)

Lo de foca capuchina viene por el engrosamiento de la cavidad nasal que presentan los machos, que pueden hinchar a voluntad, saliendo por la ventana nasal una membrana de color rojo del tamaño de una pelota pequeña.

Esta especia se encuentra únicamente en el Atlántico Norte, localizándose sus áreas de reproducción en Terranova y el golfo de St. Lawrence al este y la isla de Jan Mayen al oeste. Esta es una minúscula isla que se encuentra a más de 500 kilómetros al norte de Islandia (exactamente aquí). Lo más asombroso de estas focas es que tienen el período de lactancia más corto de todos los mamíferos, ya que las crías se alimentan únicamente durante 4 días de la ultra-nutritiva leche materna. Teniendo en cuenta que el jovenzuelo de la foto apareció por tierras holandesas a finales del mes de septiembre y que el pico de reproducción de la foca capuchina es alrededor de mediados de abril y que, como decíamos, una vez nacido no pierde mucho tiempo con la familia, los números son para echarse a temblar. Con algo más de 5 meses habría recorrido una distancia que en línea recta supera los 2200 km y que por etapas vete a saber, quizá más del doble. Por lo visto en mi querida guía de mamíferos marinos, este comportamiento aventurero es relativamente común y se han encontrado ejemplares jóvenes en sitios tan alejados del frío norte como Portugal, San Diego o el Caribe. Ya se sabe, cosas de la edad…

 

SRRC Pieterburen, el paraíso foqueril

SRRC son las siglas del Seal Rehabilitation & Research Centre, también conocido como Zeehondencrèche (zeehond es foca en holandés, que literalmente se traduciría como zee= mar y hond=perro, una definición muy acertada sin duda). El centro está en un pequeñísimo pueblo  de menos de 400 habitantes en la provincia de Groningen llamado Pieterburen (aquí lo tienes). Lo que a día de hoy es un centro relativamente grande que acoge a casi 200 focas, empezó siendo a comienzo de los 70 un par de barreños en el patio trasero de la fundadora del proyecto, Lenie ´t Hart. Buscando ayudas aquí y allá, con donaciones y trabajo de voluntarios el Zeehondencrèche ha llegado a convertirse en el principal centro de rehabilitación de focas de Europa. Sus inquilinos habituales son focas comunes y grises, generalmente crías huerfanas, desnutridas y heridas.

 

Las piscinas con el edificio principal al fondo

 

Las piscinas exteriores

El zeehondendrèche por dentro

Si quieres puedes informarte de cómo trabajar de voluntario aquí. Durante los meses de primavera y verano el centro se llena de focas comunes (Phoca vitulina) y es cuando se acumulan las solicitudes de voluntarios. Sin embargo escasean en invierno, cuando es el turno de las focas grises. Por desgracia estas focas son enormes y más difíciles de manejar, por lo que si hay falta de voluntarios se nota más que con las pequeñas focas comunes. Así que si quieres poner más bonito tu currículum, ayudar a las focas huérfanas o, sencillamente, conocer gente nueva entre cigarros de la risa holandeses, esta es tu oportunidad.

 

Ese tío me suena... ¡Cáspitas, pero si soy yo!

El trabajo de los voluntarios es de lo más entretenido y el centro te proporciona el alojamiento y la comida, por lo que tus gastos son mínimos (viaje y gastos propios, que en un pueblo de 400 habitantes con 3 bares no son gran cosa). Un día normal empieza a las 7 de la mañana y consiste básicamente en alimentar y medicar a las focas y limpiar sus piscinas antes del primer desayuno. Después un par de horitas de trabajos diversos, bien con focas, bien con el mantenimiento del centro (o sea, doblando ropa o llenando el congelador de pescado para los foquitas). Después del segundo desayuno, otro par de horas de actividad y a las 4 de la tarde jornada finiquitada. La cena la preparan también los voluntarios y a las 6 esta gente ya está dando cuenta de ella (tienen la extraña costumbre de irse a dormir antes de la 9 de la noche!!). Como ves el trabajo es de lo más sencillo y te permite contacto directo con los animales todo el tiempo. Cada semana tienes un par de días libres, que puedes aprovechar en la bonita ciudad de Groningen (como bien os imagináis los medios de transporte, como el resto de cosas del país, son de lo más eficiente).

 

Una foquita recién llegada... mirad las úlceras en las aletas traseras y la grave desnutrición

Las focas son animales divertidísimos, así que cada día es una aventura nueva. Aunque parezcan tranquilos son bastante agresivas y cada vez que invades su metrito cuadrado intentan morderte y por tu bien, mejor que no lo consigan, porque sus dientes son afiladísimos.

Lo mejor de toda la estancia es el día que vas a liberar focas. Ese día participan también las personas que tienen apadrinada a la foca liberada, que serán las que abran sus cajas en la playa. Personalmente, creo que pocos días en mi vida tuve mayor sensación de satisfacción que cuando vi a aquellas focas correr libres, tranquilas y felices hacía el resto de sus vidas.

 

Rumbo a la libertad...

 

... ya falta poco...

Libertad, libertad, sin ira libertad...

Y de despedida, una batería de fotos del día a día en el Zeehondencrèche, que las disfrutéis.

 

Las focas también bostezan

Momento zen

De peluche...

Relax

Read Full Post »

La tasa natural histórica de colonización exitosa de especies en las Galápagos es extremadamente baja. Aunque no hay cifras disponibles para la fauna, se ha estimado la tasa para las plantas vasculares en 1 especie cada 10.000 años.  Desde el primer contacto humano en las Galápagos, se han introducido casi 500 nuevas especies de plantas, una cantidad desproporcionada de las cuales, ha llegado en los últimos 30 años, dando como resultado una proporción de introducción de alrededor de 8 especies por año.

Este enorme incremento se debe al alto número de especies extrañas que se han introducido a las Galápagos deliberadamente o accidentalmente, como plantas agrícolas, hortícolas u ornamentales, o en embarques de alimentos y bienes importados.  Hay actualmente más de 785 especies introducidas documentadas en las Galápagos, de las cuales 500 son plantas, 25 son vertebrados y los restantes, invertebrados.

Malos tiempos para la lírica...

Así de dramático se presenta el futuro para el icono del darwinismo. Pese a que el archipiélago todavía conserva un 95% de sus especies originales, el futuro no es nada prometedor, debido a la creciente presión humana. Y no lo digo yo, lo dice la web del Fondo para el Control de las Especies Invasoras de Galápagos. Este grupo se constituyó allá por el año 2007 para dar cera a todo bicho viviente sin pasaporte galapagueño y vaya si reparten. En el 2008 habían sacado de la circulación unas 180.000 cabras de las islas Santiago e Isabela (junto con Santa Cruz, las principales islas del archipiélago). Aunque parezcan inofensivas,  son unas voraces devoradoras de hojas, lo que evidentemente es un problema para la fauna local (en este tipo de ecosistemas suelen escasear o incluso faltar completamente los grandes carnívoros y muchas especies carnívoras en tierra firme se pasan al vegetarianismo, como las famosas iguanas comedoras de algas). La caza y captura de las cabras ha tenido sus frutos y a día de hoy parece que han sido finalmente erradicadas de todas las islas del archipiélago.

Desratizadores ACME

Ahora la batalla se centra en los ratas y ratones, el principal enemigo de los huevos de tortugas y aves locales. A base de lanzarles cebos envenenados, supuestamente inofensivos para otras especies, y por el módico precio de 1 millón de dólares, la isla Rábida tiene ahora el cartel de “mice-free island”.  La única pega es que ésta es una isla minúscula en medio del triángulo que forman las tres islas grandes que antes os comentaba, y claro, si es necesaria semejante inversión para un islote, la erradicación total en el archipiélago parece ahora mismo una quimera.

Como veis, no hay ni una esquina en el planeta a salvo de nuestra desastrosa presencia. Por nuestro bien, esperemos que, al menos por una vez, el cuento tenga un final feliz.

Read Full Post »

Como cada día antes de entrar al trabajo, hoy también acompañaba el café con ese horrible periódico que es La Voz de Galicia. Tras las primeras y predecibles páginas repletas de noticias sesgadas vino una visión increíble: la sección dedicada a la Ciencia, acertadamente llamada Sociedad, no se componía de un rosario de noticias condensadas en 3 líneas, sino que una de ellas acaparaba ¾ del papel. El acontecimiento merecedor de semejante honor era la primera cita en Galicia de un lepidóptero por parte del entomólogo gallego Eliseo Fernández Vidal. (La noticia completa está publicada en el nº46 del Boletín de la Sociedad Aragonesa de Entomología bajo el título “Presencia de Idaea pallidata (Denis & Schiffermüller, 1775) en Galicia (España) y otras nuevas citas para esta región (Lepidoptera: Geometridae)”).

La protagonista de la historia es Idaea pallidata, una polilla de la familia Geometridae de distribución euroasiática, pero considerada ausente, hasta ahora, de la Península Ibérica. Y el lugar de tan espectacular descubrimiento no es otro que Os Ancares, el reducto helado para este insecto propio de climas fríos.

La polilla que llegó del frío

Y con la Idaea en la cabeza, acabé pensando en los paseos del oso pardo, en los urogallos que sobrevivieron a las ansias carniceras de Don Manuel “El Facha”, en el hayedo de Pintidinoira resistiendo como último reducto occidental, en los cangrejos de río que apenas sobreviven, en los picos medianos que quizá se hayan ido para regresar si les dejamos… y luego en los caracoles de Quimper, las salamandras rabilargas, los rebecos, las orquídeas, los murciélagos, los desmanes, los iris, los narcisos, las martas y los lirones. Y en los centenares de especies vegetales y animales, que junto al paisaje único, convierten a Os Ancares en una de las joyas naturales de Galicia. Una joya que simplemente abandonamos a la vista de los ladrones, como si ataramos a un pitbull con chorizo de Salamanca.

Don Manuel los prefiere muertos

Sigo sin entender cómo es posible que a día de hoy este espacio único no haya sido catalogado (al menos) como Parque Natural en Galicia, medalla de la que en cambio puede presumir un jardín de 750 Ha. donde se cultivan especies alóctonas, más conocido como Parque Natural Monte Aloia (su colección de eucaliptos, pinos, acacias o cedros japoneses lo convierten sin duda en un elemento estratégico para el futuro de Galicia).

Os Ancares molan mazo (Fuente foto: Turgalicia)

Incluso iría más allá, y me pregunto cómo es posible que a día de hoy no se haya creado el Parque Nacional Picos de Europa – Ancares para proteger algunos de los ecosistemas y especies más amenazados de Europa. La pregunta es retórica, conozco la respuesta. La gente del lugar se opone. Me lo creo en parte, en un 50%. Dejemos el otro 50% a los de siempre. A los que prefieren dejarse vía libre para sus proyectos, sus tejemanejes, sus subcontratas y sus mafiosidades varias, no sea que el día de mañana un metro cuadrado de tierra protegida se inmiscuya en sus asuntos.

Read Full Post »

DÍA 9

Dejamos Santa Elena hacia nuestro nuevo destino: Playa Sámara, un pequeño pueblo en la costa del Pacífico. El día anterior preguntamos por las opciones para llegar en bus a Sámara y cada cual nos ofrecía una ruta diferente, así que nos decidimos por la que supuestamente sería más entretenida y con paisajes más espectaculares.

Desde Monteverde

A las 6:00 a.m. cogemos el bus que nos llevará hasta Puntarenas. La primera hora y media de trayecto sigue los serpenteantes caminos montañosos de Monteverde con unas vistas de la planicie al fondo increíbles. Después nos incorporamos a la mítica Panamericana, la carretera que atraviesa el continente americano de punta a punta, que en una hora más nos dejará en la ciudad costera de Puntarenas. Total del trayecto: dos horas y media por $20 (repito de nuevo, los precios son siempre para dos personas).

Desde Puntarenas salen varias líneas de ferry que comunican con la Península de Nicoya. La nuestra nos llevará hasta Playa Naranjo (precio: $6- tiempo: 1 hora y media). El trayecto por el Golfo de Nicoya es bastante agradable, rodeados de islas de una vegetación espectacular y la posibilidad de ver pelícanos por el camino.

Salimos de Puntarenas...

...y llegamos a Playa Naranjo

Llegamos a Playa Naranjo con cuatro horas de viaje encima y aun vamos por la mitad del camino. Allí nos toca esperar durante una media hora al bus que nos llevará a Nicoya. El viaje a Nicoya dura alrededor de dos horas más. Eso sí, hay una parada obligatoria (el conductor también necesita combustible) de una hora en Jicaral, un pueblo en medio de ninguna parte, donde al menos podrás comer un rico casado a precio de saldo. Una vez en Nicoya, cogemos el último bus que nos llevará a Sámara. Una hora para completar 40 kilómetros, pero al menos tenemos el consuelo de viajar en un bus escolar yanqui de esos amarillos que salen en las películas. Toda una experiencia vital.

A las 16:30, por fin, llegamos a Playa Sámara. El calor no deja pensar, así que nos vamos directamente a nuestro hotel. El resto del día lo pasaremos paseando por el pueblo, relajándonos en la piscina y cenando en el restaurante del italiano más charlatán del mundo.

DÍAS 10-13

En Sámara por fin podemos disfrutar de días de descanso. El pueblo es pequeño pero tiene todo tipo de servicios (un par de bancos, farmacia, varios restaurantes, escuelas de surf, muchos hoteles) y en todo momento se respira tranquilidad absoluta, sin coches, sin aglomeraciones, edificios bajitos y bonitos, la playa casi desierta…

La playa de Sámara es de película. Varios kilómetros de arena blanca con las palmeras metidas hasta la misma línea de playa. De hecho es tan natural que la encontramos repleta de troncos y restos vegetales arrastrados por una tormenta unos días antes, lo que apenas dejaba sitio para tumbarse. Y el mar… el Pacífico… agua templada, olas enormes…

El Paraíso en el Pacífico

Hora punta en las calles de Sámara

Uno de tantos embotellamientos en las concurridas carreteras...

Además de la playa está la selva que llega hasta el límite del pueblo, lo que permite que la fauna sea de lo más variada en el mismo centro del pueblo. En los árboles puedes ver desde ardillas a monos aulladores, pasando por perezosas iguanas tomando el sol. La variedad de mariposas y aves llena todas las calles de color.

Y para rematar el paraíso, nuestro maravilloso hotel: el Sámara Palm Lodge. Si habéis seguido esta serie, habréis visto que nunca he dado nombres de hoteles pero este se lo merece. Los propietarios son una pareja germano-suiza, Lothar y Brigitte, dos personas realmente agradables, amables y simpáticas, que han construido un hotel especialmente acogedor, donde cuidan hasta el último detalle. (El precio por noche son $40, en la media de los otros del pueblo).

Conclusiones sobre Sámara: si buscas un destino para relajarte esta es una buenísima opción. En esta zona del país hay otros destinos más famosos como Tamarindo hacia el norte o Malpaís, Tambor y Montezuma en el sur, pero son excesivamente turísticos, donde se empiezan ya a ver algunas moles de cemento y los yanquis inundan las calles para desbravarse de esa forma tan patética que solo ellos saben (de hecho algunos ticos conocen Tamarindo como Tamagringo).

Colores...

... y más colores

DÍA 14

Todo lo bueno se acaba y nuestros 4 días en el paraíso del Pacífico también. Ahora toca deshacer el camino de vuelta a San José. Primera etapa, regresar a Nicoya, lo que supone una hora y $8. Llegamos a la hora de comer, así que salimos en busca de una soda donde comer un rico casado. Pero nos encontramos algo mejor. La cadena de comida rápida Pollo Campero, una especie de Burger King con aire costarricense, donde el rey, como no, es el pollo (alimento nacional en Costa Rica). El menú de sándwich de pollo con Fanta Colita me llena el estómago y el espíritu y es que mi afición favorita es comer cosas típicas y desconocidas de cada sitio que piso.

Downtown de Nicoya

Desde Nicoya el viaje ya será directo hasta San José, a donde llegamos ya de noche ($20/5 horas). De camino descubrimos que en el trayecto de Santa Elena a Sámara perdimos muchísimo tiempo yendo por Puntarenas, ya que lo más corto hubiera sido coger un autobús al llegar a la Panamericana que nos llevara a Nicoya pasando por el puente Tempisque. Esto pasa cuando dejas que te dé consejos más de una persona…

Hacemos noche en San José en un hotel de lo mas tétrico y nada recomendable (La Casa del Parque se llama). Antes salimos a cenar y descubrimos que San José no es nada recomendable cuando llega la oscuridad… De hecho para volver del restaurante, del que apenas nos separan unos 800 metros, nos recomiendan volver en taxi. Luego por la noche sirenas y redadas en el parque delante de nuestra ventana… una imagen que no hace justicia a la realidad del país.

DÍA 15

Fin de la aventura. Bien temprano salimos hacia el aeropuerto, donde nos espera una sorpresa final: hay una tasa de salida del país obligatoria para todo el mundo. Son $28 por barba y no se salvan ni los propios ticos.

Pero todavía nos falta un extra. Tenemos una escala larguísima en Nueva Jersey, así que decidimos acercarnos unas horas a Manhattan. En un día pasamos de la tranquilidad absoluta de Sámara a la locura absoluta de Times Square. El mundo está lleno de contrastes de locos.

Consejo: la forma más rápida y barata de llegar desde Newark a Manhattan es el tren. Dentro del aeropuerto hay un tren gratuito para moverte entre terminales y que te lleva a la estación de tren del aeropuerto. Desde allí hay un tren de la compañía NJ transit que en una media hora te deja en Penn Station (es el centro de Manhattan, muy cerca de Times Square, Empire State, Rockefeller Bld. y demás turistadas). El billete de ida y vuelta sale por $30.

Al día siguiente acaba definitivamente el viaje al paraíso. Espero volver algún día. ¡Costa Rica es PURA VIDA!

Read Full Post »

DIA 7

Dejamos La Fortuna rumbo a Santa Elena, la ciudad base para visitar otro de los destinos míticos de Costa Rica: Monteverde.

Por primera vez nos vemos forzados a abandonar nuestro querido transporte público, ya que esta vez es realmente una locura. Los autobuses no pueden atravesar la zona montañosa que separa ambas ciudades, sino que rodea la Lagua de Arenal por el norte hasta llegar a Tilarán, donde habría que subirse a un segundo bus hacia Santa Elena, en un viaje que puede durar casi un día entero entre una cosa y otra. Así que optamos por la solución pa los guiris. En cualquier agencia puedes comprar los billetes para lo que se conoce como jeep-boat-jeep, que como su propio nombre indica, consiste en un pequeño trayecto en furgoneta hasta un pantalán en la Laguna Arenal, seguido de una horita de barco hasta la orilla opuesta, donde otra furgoneta te recoge hasta dejarte en la puerta de tu hotel (sí, es servicio directo a donde tú quieras).

La verdad es que merece mucho la pena esta alternativa por dos motivos. En primer lugar se puede considerar que el mismo viaje es una excursión. Primero un recorrido relajante por la Laguna, que tiene unas vistas espectaculares con el volcán de fondo y luego un sube y baja de un par de horas por la zona montañosa de Monteverde realmente increíble, con sus pueblecitos, ríos transparentes, cafetales y montañas por todas partes. Y en segundo lugar, porque el 2×1 transporte-excursión sale por unos $50 (repito, para los que se hayan enganchado aquí a la miniserie, que los precios son siempre para 2 personas) y en 4 horas llegaste a Santa Elena.

Con el Arenal de fondo

Santa Elena

El pueblo de Santa Elena es una simple aglomeración de hoteles, restaurantes, tiendas y demás familia al servicio de los visitantes de Monteverde. Es realmente pequeño, aunque no falta oferta de nada. Lo primero que notas es que el clima ha cambiado completamente respecto a La Fortuna. Haciendo honor al nombre completo de Monteverde, que es Reserva Bosque Nuboso Monteverde, nos recibió una niebla importante, que acabó en lluvia fina persistente durante el resto del día. Visto el panorama, decidimos pasar el rato metidos en el Ranario y realmente fue una buena elección. La entrada son $10 (p. persona) y da derecho a una primera visita con guía y una segunda vuelta a tu aire (si vas de día a la primera puedes hacer la segunda de noche, que los animales están más activos). La colección tiene las especies más atractivas del país como la mítica rana verde de ojos rojos (Agalychnis callidryas) que ya habíamos podido disfrutar en libertad; la rana dardo azul (Dendrobates pumilio), también conocida como blue jeans por su coloración y famosa por dos motivos: son las ranas de las que se obtiene un potente veneno que los indígenas usaban en las puntas de sus flechas y tienen un curiosísimo comportamiento de cuidado de su prole, ya que cuando los huevos eclosionan los adultos transportan a los renacuajos de uno en uno sobre su espalda hasta algún charco próximo;  la rana verde y negra (Dendrobates auratus), también venenosa y con uno de los patrones de coloración más espectaculares; las ranas cristal (Hyalinobatrachium sp.), una especie de locura evolutiva, ya que estas pequeñas ranas presentan un abdomen transparente que permite ver nítidamente sus órganos (y mas por su gusto de pegarse al cristal del terrario). Resumiendo, si estás en Santa Elena sin nada que hacer, no te pierdas el ranario.

Agalychnis callidryas, el icono

Dendrobates pumilio, la fashion victim

Hyalinobatrachium, la de cristal

Así como de regalo extra, conocimos a unos viajeros de los de verdad: el trío familiar formado por Joaquín, Romina y Máximo. Su aventura consiste en, ni más ni menos, un viaje por carretera desde Nueva York hasta Buenos Aires a lo largo de un año. Los detalles de la gran migración se pueden seguir en su blog NYtoBA. ¡Buen viaje!

DÍA 8

Día de excursión. La oferta tiende a infinito, especialmente para aquellos que busquen actividades de aventura, que no era nuestro caso. Nosotros estábamos allí con un único fin, una misión: ver el ave sagrada, la serpiente emplumada, el mítico quetzal. Solo había un pequeño problema y es que llegábamos justo al final de la época de reproducción, cuando empiezan a ser más escasos, aunque nuestra fe en Quetzalcoatl era inquebrantable.

Elegimos hacer el tour con Selvatura, una empresa que tiene una extensión gigantesca  de selva próxima a los límites de la Reserva. La entrada y el guía son $90 (repito para despistados, los precios siempre para 2 personas), aunque se puede hacer la visita sin guía (nada recomendable si quieres enterarte de algo). Además de la observación de flora y fauna, en el trayecto puedes cruzar varios puentes colgantes que van por el techo de la selva y que te permiten una visión de la selva única.

El techo del bosque nuboso

Recomendación: la empresa que oferta la excursión os ofrecerá recogeros en el hotel a partir de las 8 de la mañana, pero insistidle para empezar más temprano, que el parque ya está abierto y los guías disponibles. Cuanto más tarde menos probabilidad de ver fauna.


Nuestra excursión empezó sobre las 8:30, el sol empezaba a apretar y los animales, con el estómago lleno, estaban de retirada para echarse una siesta. Aun con todo, no estuvo nada, pero que nada mal la visita: colibríes, yigüirros (ave nacional de Costa Rica), pájaros campana (uno de los símbolos de Monteverde), monos aulladores, coatíes… Y cerca del final, mientras observábamos desde uno de los puentes colgantes a un grupo de aulladores alimentándose, apareció ella, una hembra de quetzal majestuosamente posada en una rama en un claro de la selva. La disfrutamos escasamente un minuto, porque uno de los monos se acercó tanto que la asustó, pero el objetivo estaba cumplido. Habíamos visto al quetzal. (Por desgracia no hay foto del glorioso momento porque me quede tan embobado mirándolo que no conseguía disparar).

Campylopterus hemileucurus, el colibrí ala de sable violáceo

Mono aullador desayunando

Con la misma entrada puedes hacer la ruta tantas veces como quieras, pero ya sin la compañía del guía, aunque nosotros decidimos abandonar porque el calor y el cansancio empezaban a hacer mella. En lugar de echarnos a la selva optamos por una relajante visita al jardín de colibríes, un pequeño espacio abierto donde se reúnen por decenas atraídos por el néctar de los comederos. Es toda una experiencia poder observar a escasos centímetros a estos bichejos: su vuelo frenético, el ruido del aleteo como si fuesen insectos gigantes, sus colores metalizados, sus plumas que recuerdan a escamas de reptiles… Todo un espectáculo memorable.

Una joya emplumada

Un universo de colores

Conclusiones sobre Monteverde

Si lo tuyo es la ornitología o simplemente buscas al quetzal, no puedes perdértelo. Si lo que buscas es un ecosistema de montaña diferente al resto del país quizá podrías probar con otros parques, con menos fama, pero también menos aglomeración. Además, llegar y salir de Monteverde requiere bastante tiempo por lo difícil del acceso. Así que decidir si ir a Monteverde o a otra zona de montaña sería cuestión de valorar el tiempo que uno tiene y los objetivos de la visita.

Por otro lado está el tema de Selvatura. Lo parte negativa es que en la misma zona donde tú estás intentando buscar aves, tienen montado el chiringuito de las tirolinas y demás, así que ya puedes imaginarte el ruido del invento y de los guiris gritando a lo tarzán. Además algunos senderos son compartidos por los amigos del turismo aventura-ruido, que son poco o nada respetuosos con los amigos del turismo naturaleza-silencio. Quizá sea una buena idea que busques tu excursión en una zona protegida sin aventureros…

Read Full Post »

Dia 4

Cambio de planes. Decidimos irnos de Tortuguero un día antes de lo previsto y salir hacia La Fortuna, el campo base del volcán Arenal. A las 6 de la mañana nos recoge el bote que nos lleva de nuevo a La Pavona y de allí, en el mismo bus de la ida, salido de una novela de García Márquez, deshacemos el camino hacia Cariari. Esta vez no tocan chicharrones y la parada para el refrigerio es en una granja donde el amable conductor nos canta una lista de lácteos y la cotización del día. Momento impagable.

En Cariari comienza la larga travesía del desierto. Primera escala, Guápiles. Tiempo para desayunar y salimos hacia Puerto Viejo de Sarapiquí. Necesitamos una hora para hacer algo menos de 50 km. Aquí los buses son realmente un servicio público y paran cada poco, como si fuesen buses urbanos. El calor en Puerto Viejo es insoportable, pero toca esperar hora y pico al siguiente bus, que nos llevará a San Carlos. Por el camino aparece un contratiempo: las carreteras son tan estrechas que delante de nosotros se produce un pequeño accidente de dos camiones que bloquean totalmente el tráfico. Unos 40 minutos después arrancamos otra vez.

Al milímetro

A medida que nos acercamos a San Carlos el paisaje se hace cada vez más montañoso y el tiempo empieza a refrescar, cosa que se agradece… Tercera escala, San Carlos. Desde aquí un nuevo autobús nos llevará por fin a La Fortuna. Solamente hemos necesitado 10 horas para completar unos 200 km, aunque la parte positiva es que solo gastamos $40 y nos dimos una buena excursión por la zona centro del país. Aunque parezca increíble, esta es la opción más rápida para llegar de Tortuguero a La Fortuna usando el transporte público.

Recomendación: Siempre que cojas autobuses intenta subirte lo antes posible, porque el overbooking está a la orden del día. Verás que se forman colas enormes mucho antes de aparecer los buses en la terminal, así que nada de despistarse.

El volcán Arenal y el indio dormido

Llegamos a La Fortuna ya anocheciendo, aunque con luz suficiente para que el impresionante volcán Arenal nos dé la bienvenida. Antes de retirarse hasta el día siguiente, una cena típica tica en el que se convertiría en nuestro cuartel general alimenticio durante nuestra breve estancia en La Fortuna: la soda La Parada. Después de un espectacular casado la vida se ve de otra manera…

(más…)

Read Full Post »

Older Posts »